El asalto mortal siguió a 10 minutos de súplicas frenéticas, sin rastro de sus fuerzas de seguridad Antes de ser acribillado por los mercenarios colombianos que penetraron a