“Mi vida está en peligro, vengan a salvarme”, la petición de auxilio de Jovenel Moïse

El asalto mortal siguió a 10 minutos de súplicas frenéticas, sin rastro de sus fuerzas de seguridad

Antes de ser acribillado por los mercenarios colombianos que penetraron a su residencia, el presidente haitiano, Jovenel Moïse, hizo una llamada al Comisionado de la Policía Nacional Haitiana para que acudieran a rescatarlo.

“Están tiroteando mi casa”, dijo el mandatario al oficial que contestó la llamada del presidente que se produjo a la 1:34 de la mañana. “Movilice gente”, le pedía el jefe de Estado en fuertes apuros.

“Mi vida está en peligro. Vengan a salvarme”, clamaba Moïse, relata en una historia del diario Miami Herald, medio que contactó al oficial que escuchó las palabras de auxilios de su presidente, pero que rechazó que fuera identificado.

Las ráfagas de armas automáticas eran constantes a la 1:34 en la casa de la familia presidencial, en el sector Pelgrin 5, en la que, junto al jefe de Estado, estaba la primera dama, Martine Moïse y sus dos hijos, estos últimos que lograron esconderse de los intrusos, según un residente en el residencial.

El asalto mortal siguió a 10 minutos de súplicas frenéticas. Sin rastro de sus fuerzas de seguridad, Moïse, de 53 años, haría otra llamada, esta vez a un oficial entrenado tácticamente de la Policía Nacional de Haití.

«¿Dónde estás?» Moïse dijo, llamando al oficial por su nombre después de que respondió: “Sr. Presidente.»

«¡Necesito tu ayuda, ahora!» Moïse dijo. “Mi vida está en peligro. Ven rápido; ven a salvarme la vida «.

Antes de que terminara la llamada telefónica, hubo un silencio. Luego, el sonido de un rifle de asalto. Negándose a aceptar lo que era inevitable, el oficial, que pidió permanecer en el anonimato en la entrevista con el Herald, les gritó a sus compañeros oficiales: “Todos regresen a sus autos. Tenemos que irnos ahora «.

El convoy de tres autos se dirigía a Pelerin 5, el vecindario de casas modestas, caminos sin pavimentar y mansiones millonarias en la cima de una colina donde vivía Moïse.

Según el Miami Herald, los organismos investigativos han hablado con al menos tres personas que recibieron llamadas desde el interior de la casa del presidente en la mañana del 7 de julio, cuando fue asesinado.

“Todos acordaron hablar bajo condición de anonimato debido a la naturaleza sensible de la investigación en curso, que ha provocado la sanción de 24 agentes de seguridad y la liberación de los deberes administrativos y el aislamiento de cinco miembros de alto rango del equipo de seguridad del presidente”.

Todos han relatado los momentos finales de Jovenel Moïse. El magnicidio se ejecutó después de que sus presuntos asesinos lo identificaran positivamente con una persona que llamó en otra línea.

“Entraron, fueron directamente a la habitación y siguieron hablando con alguien por teléfono para identificar al presidente”, dijo el oficial, confirmando el informe de otra persona familiarizada con la investigación. «Le dieron la vuelta a la casa».

Dentro del dormitorio del presidente, abrirían fuego. Le dispararon en la frente, el pecho, la cadera y el estómago, y le arrancaron el ojo izquierdo, según Charles Henry Destin, un juez de paz que luego documentó la escena del crimen.

14 llamadas para movilizar ayuda

Después de recibir la frenética llamada de auxilio del presidente a la 1:34 am, el comisionado de policía haitiano dijo que hizo cuatro llamadas telefónicas en un lapso de 14 minutos, buscando refuerzos mientras se levantaba de la cama, se vestía y se dirigía en dirección a la casa del presidente. Dijo que llegó a la residencia a las 2:22 am después de encontrarse con algunos de los comandos colombianos armados en la carretera.

La primera llamada, a la 1:35 am, fue para el hombre a cargo de la seguridad del palacio de Moïse, Dimitri Hérard., quien aseguró que estaba desplegando ayuda. A la 1:38 am, afirmó que se comunicó con el supervisor del equipo de seguridad que trabajaba esa noche y no recibió respuesta.

A la 1:47 am, el comisionado de policía dijo que llamó al comandante del Equipo de Contraataque, o CAT, una unidad táctica especializada similar al Servicio Secreto de Estados Unidos. La unidad brinda apoyo táctico al presidente y reacciona cuando hay un ataque. Luego, a la 1:50 am, el comandante de la policía dijo que llamó a Léon Charles, el jefe de policía interino, solicitando refuerzos.

Para entonces, Charles ya sabía que había problemas, según un oficial contactado por el director de policía. Había desplegado al menos un convoy.