Agentes dominicanos rechazan ataques con agua a policías en Nueva York

  • La presidenta de la Organización de Oficiales Dominicanos en Nueva York (NYDO) dice que el uniforme de la autoridad policial debe ser respetado y hace advertencia

La detective Raysa Gálvez del Comando Central del Departamento de Policía (NYPD) y presidenta de la Organización de Oficiales Dominicanos en Nueva York (NYDO), rechazó ayer los frecuentes ataques con cubos, botellas y otros envase de agua que se hacen en contra de patrulleros de la uniformada, especialmente en el condado de Brooklyn.

Los agentes que recorrían las calles en un sector neurálgico de Brooklyn fueron empapados con el agua tomada por los agresores de los hidrantes que se abren en altas temperaturas del verano para mitigar el calor en los barrios.

Gálvez dijo que el uniforme de la autoridad policial debe ser respetado y advirtió que los agresores con agua podrían llevar a los policías que mojan a pensar que también están siendo atacados con otras sustancias como aerosoles y químicos.

Los críticos de las agresiones mojadas, que incluyen al poderoso sindicato de policías de la ciudad, dicen que no se trata de las tradicionales jugarretas en las que los civiles se tiran agua entre unos y otros para refrescarse, sino de una expresión de animadversión y rechazo a la presencia de los patrulleros del NYPD en las calles.

La situación, que se calentó después que esta semana siguieran las agresiones, ha hecho que el sindicato y legisladores anunciaran el martes el sometimiento de un proyecto de ley en la legislatura estatal para castigar como delito grave el ataque con agua a los policías de Nueva York.

La detective Gálvez señaló que la policía, como autoridad, debe ese respetada.

“Para mí, eso es una alta falta de respeto, a mi me criaron de una manera distinta, con respeto a la autoridad”, añadió la oficial dominicana.

Las agresiones mantienen enfrentados a críticos republicanos y el alcalde Bill de Blasio, a quien acusan de ser indiferente para permitir una conducta agresiva contra los policías de la ciudad.

La oficial dominicana lleva más de 20 años en el Departamento de Policía.Proponen ley

Los asambleístas estatales republicanos Mike LiPetri y Michael Reilly, representantes de distritos en Long Island y Staten Island, anunciaron un proyecto de ley que convertirá en un delito arrojar agua a los policías.

Hicieron el anuncio ayer miércoles por la mañana frente al ayuntamiento en el Bajo Manhattan.

«El Estado de Nueva York debe enviar un mensaje de que esto no será tolerado y estoy seguro de que este proyecto de ley proporcionará a las fuerzas del orden público las herramientas que necesitan para reaccionar adecuadamente», dijo LiPetri.

A ellos se unieron el presidente de la Asociación de Patrulleros Benevolentes del NYPD, Patrick Lynch, y representantes sindicales de policías de Nueva York y Long Island.

«El sentido común dice que no arrojas un cubo de nada sobre un oficial de policía que responde a una llamada de emergencia», dijo Lynch.

La nueva legislación convertiría en un delito de clase E arrojar o rociar agua, o cualquier otra sustancia, contra un oficial de policía o de paz en servicio. Las violaciones serían punibles con sentencias de entre uno a cuatro años de prisión.

La propuesta necesita la aprobación de la asamblea, el Senado y el gobernador antes de convertirse en ley.